En el Chaco
lunes, 23 de agosto de 2021 a las 11:10 AM

El Ministro Adán Gaya participó del acuerdo para el Desarrollo Social del Norte Grande

El Ministro de Desarrollo Social de la provincia de Corrientes Adán Gaya , participó de la discusión del Plan de Desarrollo Estratégico del Norte Grande, que se llevó a cabo este jueves 19 por la mañana, en la ciudad de Resistencia, Capital de la Provincia del Chaco.

[CORRIENTES]-Estuvieron presentes el Ministro de Desarrollo Social de la Nación, Juan Zabaleta; el  Gobernador de la Provincia del Chaco, Cr. Jorge Milton Capitanich, en su función de Presidente del Norte Grande;  Ministro de la Provincia de Catamarca,. Maximiliano Rivera; Ministra de la Provincia del Chaco,. María Pía Chiacchio Cavana; el Ministro de la Provincia de Corrientes,. Gustavo Adán Gaya; Ministro de la Provincia de Formosa,  Aníbal Francisco Gómez; la Ministra de la Provincia de Jujuy, . Natalia Sarapura; Ministra de la Provincia de Misiones,. Benilda Dammer; Ministra de la Provincia de Salta,. Verónica Figueroa; el Ministro de la Provincia de Santiago del Estero, Ángel Hugo Niccolai; en representación del Ministro de la Provincia de Tucumán,. José Gandur; se congregaron en la primera reunión cumbre para debatir respecto al desarrollo social de todas las provincias que integran el Norte Grande.

Las partes, ratifican su compromiso en construir una agenda que promueva la reconstrucción social y económica de las provincias que integran el Norte Grande Argentino, con el objeto de poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y mejora de la nutrición, disminuir y erradicar la pobreza, promover el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, el trabajo decente para todos , garantizar una vida sana y promover el bienestar de  todas las edades, logrando igualdad de género, desde una perspectiva de derechos humanos, empoderando a todas las mujeres y niñas, generando además, las alianzas necesarias para el desarrollo sostenible.

Las  autoridades acordaron:

En relación a la economía social, la necesidad impostergable de diseñar políticas públicas para su crecimiento y desarrollo, sobre la base de 6 líneas de acción:

1.1. Economía circular: Esto implica financiamiento, capacitación y desarrollo de un modelo de gestión para recuperación, reciclado y servicios ambientales.

1.2. Economía del cuidado: Capacitación, financiamiento y equipamiento para cuidadores domiciliarios, internaciones domiciliarias y atención de personas con discapacidad, niños, niñas y adolescentes, personas adultas mayores. Incluye prestaciones de obras sociales y un seguro social para garantizar prestaciones eficientes y adecuadas.

1.3. Producción de alimentos: Para abastecer tarjetas alimentarias con red de proveedores locales y un nuevo régimen impositivo para lograr abaratar el consumo de alimentos de buena calidad y penalizar el consumo de otros alimentos nocivos de empresas trasnacionales. Impulsando al mismo tiempo, espacios públicos y/o mixtos, de comercio popular.

1.4. Desarrollo de industria textil, calzados y marroquinería con el objeto de potenciar el empleo.

1.5. Plan de desarrollo de oficios, tradicionales como peluquería, jardinero, electricista, mecánico, entre otros, y aquellos vinculados al desarrollo de servicios informáticos, software, y plataformas digitales, en el marco de la economía del conocimiento.

1.6. Plan de inversión en infraestructura social básica en escuelas, centros de salud, hospitales para mantenimiento preventivo, correctivo, y obras de soluciones habitacionales.

Las medidas de la economía social deberán considerar además, a la población que atraviesa mayores niveles de vulneración socio-laboral, como las mujeres, identidades diversas, jóvenes de 18 a 29 años, personas con discapacidad y comunidades originarias.

En relación a niñez y adolescencia, se requiere hacer efectiva la asignación privilegiada de recursos económicos y financieros, y la especialidad técnica de los recursos humanos-

En relación a personas adultas mayores,  se entiende que es posible garantizar para estos sujetos de derechos una buena calidad de vida, sabiendo que las probabilidades de envejecer saludablemente aumentan si existe una adecuada interacción entre las características individuales y socioculturales de los mismos.